Revista Encaje

Juana de Arco

Militar y santa

Santa Juana de Arco creció en medio de la Guerra de los Cien Años en Francia, un conflicto armado, de origen feudal, que sostuvieron los reinos de Francia e Inglaterra entre 1337 y 1453. Lejos de ser una espectadora más de este enfrentamiento, a sus 17 años decidió cumplir con una “misión divina” que, según ella, le había sido encargada. Se puso una armadura, empuñó una espada, lideró una milicia de cinco mil hombres y cambió la historia de una nación.

A comienzos del siglo XV, en una amarilla y muy pequeña casa del noreste de Francia, vivía una niña campesina llamada Juana, tan religiosa que pasaba largas horas en la iglesia cercana a su casa. La infancia de Juana se vio marcada por la Guerra de los Cien Años y tuvo que huir de su hogar, junto con su familia, en por lo menos una ocasión.

Cuando Juana tenía 13 años empezó a escuchar voces que le encargaban una “misión divina”: dirigir al ejército francés, ayudar con la coronación de Carlos VII y salvar a Francia. Intentó no hacerles caso pero según su relato eran cada vez más imperiosas. A sus 16 años decidió iniciar un largo viaje y cumplir con este mandato. 

Pasó un año y logró estar en presencia del futuro rey, usando prendas masculinas como le habían indicado las voces; pero este no confiaba en Juana, así que decidió ponerla  a prueba y, cuando esta entró en la Corte, Carlos VII se ocultó entre los súbditos que estaban allí y vistió a uno de sus sirvientes con sus ropas. El engaño no sirvió, pues Juana lo reconoció entre la multitud y así convenció a Carlos VII de que ella era un instrumento para cumplir la voluntad sagrada.

En la Edad Media no era habitual ver a una mujer armada, pero tampoco era tan extraño; algunas mujeres, como Juana, sabían sobre armamento y artillería. Es entonces como Carlos VII le confió a esta el mando de un ejército de cinco mil hombres, con el que la joven consiguió derrotar a los ingleses y logró su coronación en 1429. 

Desde la antigüedad han sido dos las construcciones mítico-legendarias de mujeres guerreras: las amazonas y la doncella guerrera; era en esta segunda en la que Juana encajaba y fue lo que le permitió ser escuchada, creída, seguida y tener éxito en su misión. Fueron varios los triunfos de la doncella, pero los intereses del rey comenzaron a cambiar y disminuyó el número de las tropas de Juana, incidiendo enormemente en sus siguientes batallas.

Juana continuó combatiendo, pero los resultados no fueron los mismos. Fue capturada por los ingleses en 1430 y presentada ante un tribunal eclesiástico en Ruán. Fue acusada de herejía, brujería y vestir como un hombre, dando como argumento que las voces interiores que la guiaban eran asunto del demonio. Fue declarada culpable y condenada a muerte.

A sus 19 años la ataron a una estaca y quemaron viva en la plaza del Mercado Viejo de Ruán, al noroeste de Francia. Se aseguró popularmente que gritó varias veces el nombre de Jesús y que, sorprendentemente, sus entrañas y corazón no se quemaron. El resto de su cuerpo solo se redujo a cenizas cuatro horas después y estas fueron lanzadas al río Sena.

23 años después de su muerte la iglesia consideró a Juana una mártir y símbolo de la unidad francesa y casi cinco siglos después, fue santificada y nombrada patrona nacional de Francia.  

Juana de Arco sigue siendo considerada una heroína en Francia porque logró lo impensable: en una época en la que el ideal de la mujer no se encontraba en los oficios militares, dirigió varios ejércitos a grandes victorias, propiciando el inicio del triunfo francés.

6 de enero de 1412 – 30 de mayo de 1431.

Francia.

Top 5:

  1. La villa donde Juana nació originalmente se llamaba Domrémy, pero le añadieron ‘La Pucelle’ (La Doncella), en honor a ella. 
  2. El hogar natal de Juana fue declarado Monumento Histórico y está abierto para los visitantes.
  3. La basílica de Bois-Chenu, donde Juana de Arco debió tener sus visiones místicas, es un importante lugar de peregrinación.
  4. En Domrémy-la-Pucelle realizan, en honor a Juana de Arco, una fiesta nacional el segundo domingo de mayo y un espectáculo anual en la basílica de Bois-Chenu.
  5. La Iglesia de Juana de Arco fue construida en la década de 1970 en Rouen, justo al lado de donde ella murió quemada en la hoguera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy